Resumen

En este trabajo preliminar se reportan las edades, microfacies, microfósiles y la situación estructural delas calizas de plataforma que afloran en el área del río Tempisque (Guanacaste). Existen dos plataformas carbonata-das: el Viejo, de edad Campaniano Superior-Maastrichtiano, que está representada por facies de talud en los cerrosBallena y Cebollín y, la plataforma de Barra Honda, de edad Paleoceno Superior-Eoceno Inferior, que se extiende des-de los afloramientos típicos, en el sur del área estudiada (cerros Barra Honda), hasta la región de Palo Verde al norte.En el cerro Cebollín, los basaltos del Complejo de Nicoya s.str están sobreyacidos disconformemente por depósitosturbidíticos y de mass. Clastos de caliza pelágica con foraminíferos planctónicos como globotruncanas (Globotrun-canita elevata), macroforaminíferos (Sulcoperculina globosa, Sulcoperculina vermunti, Pseudorbitoides rutteni,Asterorbis, Nummuloculina, Proporocyclina) y abundantes fragmentos de rudistides atestiguan una edad del Campa-niano Superior al Maastrichtiano para esta secuencia. Contenidos variables de clastos de basalto y de serpentinita documentan la erosión de un basamento ultramáfico, como la unidad Ultramáfica de Santa Elena. Interpretamos la secuencia de los cerros Ballena y Cebollín como depósitos de talud que fueron alimentados desde la plataforma somerade la Formación El Viejo, que aflora, tanto al norte de la península de Nicoya, como de la de Santa Elena.En los cerros Barra Honda, Quebrada Honda y otros afloramientos clásicos de la Formación Barra Honda, observa-mos una variedad de microfacies que documentan paleoambientes de plataforma restringida hasta de plataforma abier-ta. Todas las facies se caracterizan por la presencia de algas rojas (coralinaceas) y de Ethelia alba, una alga de la fa-milia Squariamaceae, característica del Paleoceno en las plataformas del Medio Oriente, que se reporta por primeravez en América Central. Ethelia alba aparentemente creció en las zonas de plataforma abierta y fue transportada enfragmentos hacia las zonas restringidas. Las facies micríticas contienen foraminíferos Rotalides, entre los cuales sedestaca Thalmannita madrugaensis, que se conoce hasta ahora únicamente en el Paleoceno de Cuba, además formasde miliólidos y Alveolinides.En la zona de Palo Verde (Fig. 5) las facies típicas de Barra Honda pasan a facies de alta energía, caracterizadas porla presencia de macroforaminíferos del Paleoceno Superior-Eoceno Inferior Ranikothalia catenula, Neodiscocyclinabarkeri asociados a Ethelia alba .En el cerro Espíritu Santo se observa la transgresión de la plataforma de Barra Honda sobre lutitas silíceas alteradasy cubiertas por un posible paleosuelo, estas lutitas descansan sobre basaltos. Las primeras capas de plataforma contie-nen cantos rodados y perforados típicos de la zona costera.En el extremo sur de los afloramientos de Barra Honda, cerca de Pochote observamos una secuencia que documenta el re-trabajo de clastos del Cretácico terminal en un ambiente de mar abierto, están caracterizados por abundantes foraminífe-ros planctónicos del Paleoceno Superior (Morozovella velascoensis) y Pentacrinites sp. (crinoideo de plataforma abierta).La secuencia pasa gradualmente a facies típicas de Barra Honda hacia el techo. Calizas de plataforma somera datados delEoceno Inferior - Medio afloran como pequeños montículos en la región de la Laguna Jicote, en el noroeste de la zona estudiada. Se caracterizan por una microfacies rica en algas rojas (Coralinaceas) y macroforaminíferos (Discocyclina, Eoco-nuloides wellsi, Amphistegina). Por ahora no podemos interpretar el origen de estos afloramientos.La plataforma Barra Honda sobreyace discordantemente a las formaciones deformadas del Cretácico Superior-Paleo-ceno, tanto al oeste del río Tempisque, como en la zona de Palo Verde. Al este del río Tempisque, en la zona del cerroNaranjo, el contacto basal de Barra Honda se caracteriza por la deformación semiplástica intensa de las formacionesdetríticas subyacentes, las cuales pueden ser tan jóvenes como el Eoceno Medio. El emplazamiento de Barra Hondasobre estas formaciones puede ser atribuido a una compactación de las formaciones detritícas y un asentamiento de lascalizas, aunque también puede ser un resultado de una situación transcompresiva, a lo largo de las fallas longitudina-les que han sido señaladas a lo largo del Tempisque.