Resumen

Las leyendas sobre la existencia de las ricas minas del Tisingal y La Estrella en Costa Rica, pro-vienen directamente de los primeros conquistadores españoles, especialmente Juan Vázquez de Coronado y, perduran hasta el siglo XIX, cuando se hacen, por lo menos una decena de expediciones en busca de las minas deoro, culminando con un serio intento de colonización y explotación de Talamanca. Las investigaciones del geó-logo William M. Gabb rechazan la idea de la existencia de grandes minas en Talamanca y von Frantzius consi-dera que el Tisingal se encontraba en Honduras.