Resumen

La base de la cordillera volcánica de Guanacaste está conformada, en su mayoría, por una potente secuencia de depósitos piroclásticos de edades entre el Mioceno y el Pleistoceno, las cuales corresponden a las formaciones Bagaces y Liberia. En el presente trabajo la propuesta estratigráfica para cada una de las unidades de la Formación Bagaces se determinó a partir de la composición y variaciones verticales en sus depósitos. Las litofacies fueron caracterizadas mediante el análisis de quince núcleos de perforación, levantamiento de secciones estratigráficas en el campo y la recopilación de análisis de secciones delgadas. Las tobas Potrerillos, Limbo I, Sandillal, Pan de Azúcar, Limbo II (Superior), Poza Salada, Santa Rosa, La Casona (depósito Superior), Monte del Barco, Río Colorado y Montenegro corresponden con depósitos complejos que presentan variaciones verticales. Mientras que las tobas Alto Mirador, Rama de Nance, Limbo II (Inferior), Mata de Caña, La Casona (depósito Inferior), Cuajiniquil y Cañas son depósitos sencillos. Los centros eruptivos que originaron las tobas Mata de Caña y La Casona debieron estar cercanos al poblado de Curubandé. Con respecto a la evolución magmática, se considera que existe una variación cíclica entre magmas ligeramente más ácidos o básicos.