Resumen

Durante un trabajo de mapeo geológico en la Isla de Chira se encontraron tres bloques de gneises en la playa Curazao. Los bloques tenían dimensiones similares de 40 x 30 x 20 cm, y además, durante la marea baja, en la misma localidad se encontraron pequeños fragmentos retrabajados por la acción del mar. Las rocas son de dos tipos diferentes: a) un paragneis pelítico con distena y b) un paragneis cuarzo feldespático con biotita. 

Se descartó la posibilidad de que los gneises afloraran en la isla, o fueran parte de los clastos incluidos en brechas aflorantes en los alrededores. Este tipo de roca es totalmente desconocido dentro de la geología aflorante del país, donde se carece de un basamento cristalino. La única explicación viable para el asentamiento de estas rocas es un transporte antropogénico. Descartamos un acarreo en tiempos prehispánicos y se propone que los bloques “exóticos” de gneis Ilegaron a la isla en algún barco español o pirata o inglés, entre los siglos XVI y XIX.