Resumen

Las cuencas sedimentarias de Costa Rica, de edad Cretácico Superio-Cenozoico están subyacidas por corteza oceánica y se localizan a lo largo del margen oeste de la Placa Caribe. Su historia se inicia con la formación de un arco volcánico primitivo durante el Cretácico Superior. Este arco marcó el inicio de la subducción de la Placa Farallón bajo la Placa Caribe, y representa los primeros ragos del puente ístmico que ulteriormente uniría a Norte y Sur América. El desarrollo de la subducción desde el Campaniano hasta el presente, ha creado los rasgos típicos de un margen convergente intraoceánico, que comprende de SW a NE: una fosa, un arco externo, una región antearco y una región tras-arco. Plataformas locales de caliza de aguas someras sobreyacidas por extensas y cíclicas turbiditas, caracterizan los sedimentos de la mayoría de los rellenos de las cuencas hasta el Eoceno, cuando un evento tectónico compresivo afectó el arco. Por esta misma época, una falla siniestral, de tendencia E-W dividió la región en dos segmentos: Norte y Sur. Cuencas transtensivas (de tipo "pull-apart") se desarrollaron a lo largo de este sistema de falla (SISTEMA DE FALLA TRASCURRENTE DE COSTA RICA). Durante este tiempo, gran parte del segmento Norte estuvo emergido y sujeto a erosión, mientras en el segmento Sur continuó la sedimentación volcaniclástica y carbonatada. Desde el Mioceno la sedimentación somera marina predominó en ambos segmentos. En el segmento Norte, extensión en la región tras-arco creó una depresión estructural que fue rellenada por sedimentos neógenos. El segmento Sur experimentó una compresión tectónica debido al movimiento hacia el norte del bloque de Panamá. Posteriormente en el Pleiostoceno, la subducción somera de la dorsal asísmica de Cocos resultó en compresiones adicionales y el desarrollo de cuencas tipo "foreland intermontane" y "foredeep", en ambas regiones antearco y trasarco. 

Rocas fuentes del Cretácico, ricas en materia orgánica, marginal a termalmente maduras, acurren en varias cuencas. Asímismo, otras rocas fuentes del Terciario, con valores de TOC moderados a altos están presentes en todas las cuencas. Potenciales rocas reservorio en carbonatos, incluyen calizasde aguas someras, construcciones arrecifales de rudistas y calcarenitas. En depósitos clásicos incluyen areniscas turbidíticas, depósitos deltaicos regresivos y areniscas de fajas costeras. La presencia de trampas estructurales y estratigráficas le confieren un importante potencial petrolero a las cuencas sedimentarias del país.