Resumen

Los depósitos de turba de Costa Rica, se han desarrollado mejor en las planicies aluviales de la costa atlántica (cuenca tras-arco) y en los sistemas montañosos (pequeñas depresiones del arco magmálico). Los pantanos de turba en las llanuras del atlántico, poseen una morfología alargada tipo tras­-playa (back barrier) o bien formas irregulares asociadas a planices de inundación en rios meándicos. Las turberas, localmente, son mantos relativamente continuos con espesores de 0,5 m hasta 15 m, con valores caloríficos que oscilan entre 2975 y 4695 kcal/kg (en base seca) y bajos en azufre.

El contenido orgánico son pricipalmente fragmentos de Yolillo (Raphia), palma guía que identifica las turberas en la zona atlántica. Los cmponentes inorgánicos proceden del arco magmático situado al sur, el cual aporta sedimentos prinipalmente de origen volcánico.

Las turberas de las depresiones inter-montanas, se localizan en las zonas más altas de Costa Rica (Cordillera de Talamanca, arco magmático). Este tipo de turberns son poco desarrolladas y poseen secciones transversales irregulares. El clima frío, la alta precipitación, el mal drenaje y la falta relativa de sedimentación inorgánica, evitan la descomposición de la materia orgánica y producen una turba baja en azufre y con un valor calorífico relativamente alto. El componente orgánico más importante aquí es el musgo (Sphagnurn), zacates, helechos y juncias.