Resumen

En este estudio se describe por primera vez la existencia de detrito plutónico en areniscas cretácicasdel noroeste de Costa Rica. Los fragmentos de rocas plutónicas son partículas accesorias, comúnmente presentes enlas areniscas piroxénicas que sobreyacen al Complejo Ofiolítico de Nicoya. Con base en el análisis modal de los granos del esqueleto, se analizan tres unidades de areniscas turbidíticas y neríticas de las Formaciones Rivas y El Viejo, respectivamente, cuya edad data del Campaniano Tardío-Maastrichtiano. Considerando los componentes prima-rios, estas areniscas muestran una composición muy similar a aquellas provenientes de arcos magmáticos. Se introducen dos parámetros modales para evaluar las contribuciones plutónicas. Éstos se definen como el índice de granos plutónicos con respecto al total de líticos (Lp+intercrec.QF/Lt) y el índice de piroxeno uralitizado con respectoal piroxeno total (uralPx/Px). Los valores modales del índice Lp+intercrec.QF/Lt indican, que los fragmentos plutó-nicos constituyen hasta un 9% del total de líticos. La relación relativamente proporcional entre ambos parámetrossugiere, que el piroxeno uralitizado también se deriva de la erosión de las rocas plutónicas. Las rocas-fuente de de-tríto plutónico corresponden con rocas intrusivas básicas hasta intermedias: gabros, doleritas y dioritas. Dos compo-nentes en particular - los intercrecimientos micrográficos de cuarzo y albita y el piroxeno uralitizado - son considerados como productos específicos de la erosión cretácica de las rocas intrusivas, principalmente plagiograníticas. Lasunidades de areniscas con detríto plutónico registran una erosión incipiente de los niveles inferiores de la secuenciaofiolítica de Costa Rica durante el Campaniano Tardío y Maastrichtiano. En este sentido, los fragmentos plutónicosy los granos de pedernales radiolaríticos asociados pueden ser usados como indicadores paleotectónicos del levan-tamiento vertical del orógeno de Costa Rica en el Cretácico Tardío. Este evento tectónico se correlaciona con el inicio de la Orogénesis Laramídica. Observaciones de campo evidencian que las rocas intrusivas del Complejo de Nicoya aún hoy día son una fuente miscelánea de sedimento en el noroeste de Costa Rica.