Resumen

Las rocas ornamentales y para la construcción se han utilizado en Costa Rica desde al menos hace 4000 años. Las rocas ígneas (principalmente lavas), los aluviones y en menor grado las rocas sedimentarias, lasintrusivas y las metamórficas de bajo grado (cornubianitas) incluyendo rocas hidrotermalizadas, se utilizaron enmonumentos, enchapes, sitios habitacionales, tumbas, caminos, escultura, así como objetos de uso doméstico (hachas, metates, mesas, etc.). Los denominados jades precolombinos son en realidad rocas verdes de diversostipos, tanto foráneos (jadeitas, nefritas y serpentinitas de Guatemala y México) como de origen local (areniscasy calcedonias, entre otras). Previo a la prohibición de su venta, los utensilios precolombinos fueron utilizados y comercializados como ornamento de jardines e interiores. Durante la Conquista y la Colonia, Costa Rica era unterritorio pobre con escasa mano de obra indígena, lo cual no permitió el desarrollo de una arquitectura elaborada, dentro de la cual se utilizaron las rocas como elemento constructivo. A finales del siglo XIX y hasta mediados del XX, las principales obras arquitectónicas del Valle Central (monumentos, edificios, iglesias, callesy aceras) se construyeron principalmente con lavas de los volcanes Barva e Irazú, ignimbritas del Río Grande, seguido de calizas (Barra Honda, El Viejo-Península de Santa Elena, Turrialba y San Miguel de Patarrá) y de mármoles importados de Carrara (Italia). Los mármoles y los travertinos han estado igualmente difundidos enla industria funeraria. El uso de rocas ornamentales en construcciones habitacionales está circunscrito principal-mente a enchape de muros y fachadas, aceras y jardines, estando representadas predominantemente por escorias rojizas (procedentes de Sabana Redonda de Poás), los cantos rodados de ríos, lavas (lajas y lavas vesiculares dela Cordillera Central) y el molejón (areniscas cuarcíferas). Otras rocas ornamentales utilizadas en diversas obras(granitos, gabros, serpentinas, etc.), son de uso limitado y de procedencia foránea, por lo que su costo es elevado. Un cambio en la economía y en la sociedad a partir de la década de los ochentas del siglo XX, se tradujo enuna construcción más abierta, dinámica y ligera, lo que implicó un menor uso de rocas ornamentales, no solo enedificios, sino en un nuevo tipo de cementerios: los camposantos. Sin embargo, Costa Rica posee un potencialque no ha sido evaluado adecuadamente en lo que corresponde al uso de rocas ornamentales nativas, tierra virgen para futuras investigaciones específicas.