Resumen

La explotación de ostras perlíferas en Costa Rica fue una industria importante y de calidad internacional, con una intensa explotación adicional de la concha de nácar (madreperla) durante el siglo XIX. La fama de nuestras perlas y el comercio decayeron en el primer cuarto de siglo del siglo XX, hasta casi desaparecer, posiblemente por una sobreexplotación y falta de comercio por disminución del valor, debido en parte a la oferta de las perlas cultivadas. Los lugares donde se le explotaba intensamente eran principalmente las bahías de Santa Elena, de Culebra, El Coco y en el golfo de Nicoya. La especie perlífera más abundante en la región es Pinctada mazatlanica y algunas poblaciones de Pteria sterna. Actualmente, Pinctada mazatlanica es explotada artesanalmente en la bahía Santa Elena para la búsqueda de perlas y como alimento. Sin embargo, no hay datos claros sobre su condición de salud y la importancia del mercado actual, por lo que se recomienda realizar estudios especializados (biológicos y económicos) con el fin de conocer si este mercado podría restablecerse de manera sostenible por los lugareños.