Resumen

Las comunidades fósiles de moluscos presentes en el Sur de América Central están en concordancia con el desarrollo evolutivo del Istmo y el establecimiento de ambientes adecuados para su desarrollo. Al inicio del desarrollo del arco de islas durante el Cretácico Superior, se formaron importantes bioconstrucciones de rudístidos, instaladas en las plataformas someras existentes en esa época. Para el Terciario Inferior, se da un desarrollo muy pobre de las comunidades, debido al predominio de ambientes profundos y a la intensa actividad volcánica. 

Durante el Oligoceno-Mioceno, el arco de las islas está constituido por islas extensas, separadas por canales estrechos, lo cual constituyó un ambiente propicio para el establecimiento de faunas malacológicas homogéneas y de alta diversidad específica en el área. Con la instalación definitiva en el Plioceno del puente continental Centroamericano, se produce un cese en el intercambio faunístico interoceánico lo cual trajo como consecuencia la diferenciación de la fauna Pacífica y Cribe; la disminución en la diversidad específica de los moluscos caribeños y el cambio de las condiciones de circulación marina existentes desde el Mesozoico Medio, a los patrones actuales. La disminución en la diversidad específica del lado Caribe también se incrementa por un enfriamiento general causado por el inicio de las primera glaciaciones continentales del Hemisferio Norte, durante el Plioceno Superior.