Resumen

En el presente artículo se evalúan los daños estructurales causados por el terremoto de magnitud 7.5 ocurrido el 22 de abril de 1991 en la provincia de Limón, Costa Rica. La descripción de los daños abarca puentes de carretera y ferrocarril, así como edificios, plantas industriales y estructuras especiales de ingeniería, como tanques para almacenamiento de combustible. Se comentan el comportamiento sísmico y las causas más relevantes de la falla estructural y colapso de obras situadas en áreas cercanas al epicentro.

El daño más espectacular causado por el terremoto lo representa el colapso de numerosos puentes de carretera y ferrocarril. Igualmente sobresalen los severos daños en pavimentos de carretera y vías de ferrocarril a causa de la fractura, desplazamiento lateral y asentamiento del terreno y terraplenes debido a la pérdida de resistencia y licuefacción de suelos aluviales. Un total de cinco puentes de carretera sufrieron colapso total, varios puentes pequeños fueron severamente dañados y ocho puentes de ferrocarril se asentaron o sufrieron colapso parcial. Un total de 80 km de pavimento y relleno de carretera fueron severamente dañados, impidiendo el tránsito de vehículos. Consecuentemente, la región sureste de Costa Rica, incluyendo el litoral del Mar Caribe y el Valle de la Estrella, una fértil zona agrícola con importantes plantaciones de banano, quedaron incomunicados después del terremoto. El tráfico entre San José y el puerto de Limón fue interrumpido durante cinco días a causa del terremoto.