Resumen

Luego del Terremoto de Limón del 22 de abril de 1991, se generó actividad sísmica en diversas zonas del país como Matina, Moravia de Chirripó, Tucurrique, Orosi, Empalme, San Ignacio de Acosta, volcán Irazú y San Isidro de Pérez Zeledón. Esta sismicidad, por su relación temporal y espacial puede ser catalogada como “sismicidad inducida” por el Terremoto de Limón.

Del análisis de las características sismológicas y tectónicas de las diferentes zonas sísmicas estudiadas, se determinaron dos grupos principales: un grupo que comprende las zonas hacia la región Caribe del país con un patrón tectónico de tipo inverso con componente de rumbo y orientación NE-SW y otro de tipo normal con componente de rumbo y orientaciones predominantes NE-SW y NW-SE en los alredcdores de la cuenca tectónica del Valle Central.