Resumen

El segmento cortical de América Central meriodional sufrió cambios  genéticamente complicados y polifásicos antes de la formación del istmo actual. La unidad  inferior de la Península está formada por corteza  oceánica generada en una dorsal activa del Paleopacífico (Complejo Inferior de Nicoya). Esta unidad, sobreyacida por radiolaritas de mar profundo, fue transportada a su posición geotectónica actual por movimientos de la expansión del fondo oceánico (sea floor spreading). Una comprensión NW-SE de la región centroamericana-caribeña entre la placa norte y suramericanas generó por un lado la primera deformación comprensiva (D1: pos-Albiana/pre-Campaniana) y por el otro formó ductos de ascenso para magma basálticos (la Serie Oceánica del Complejo Superior de Nicoya) que puede ser paralelo al Gran Evento de Mantos Basálticos (Great Flood-Basalt Event) en el Caribe. Consecuentemente empezó la subducción del fondo pacífico bajo la margen occidental de la Placa Caribe engrosada por los mantos basálticos. Esto causó un empuje hacia el NE que resultó en la segunda deformación comprensiva (D2: Campaniana) y al mismo tiempo empezó a formarse un paleo-arco insular que está representando en la Península de Nicoya solamente por sus extensiones primitivas (Serie de Arco Insular Primitivo de Nicoya). Volcanismo y subducción se retardaron o interrumpieron en el Terciario Inferior. Otra comprensión del istmo centroamericano entre las Américas causó la tercera deformación (D3: Eocénica). El empuje intensificado de la placa pacífica y el rejuvenecimiento de la subducción resaltaron en la cuarta deformación (D4: Miocénica) y la formación del arco insular Terciario-Reciente en el istmo. El estilo tectónico , caracterizado por plegamiento abierto hasta suave y derecho así como tectónica de fracturación, indica acortamientos pequeños y un nivel estructural cerca de la superficie.