Resumen

La equidad en educación es socialmente deseable debido a la relevancia de la formación en el desarrollo de las personas. Por ello, resulta interesante estudiar si la asignación del gasto destinado a educación tiene en cuenta este aspecto. Dado que el concepto de equidad no es un unívoco, es necesario definir una postura; en el trabajo se asume que existe equidad educativa si hay igualdad en los resultados educativos. Así, el objetivo de éste es analizar si la distribución del gasto educativo entre los distritos de  la provincia de Buenos Aires, Argentina, es equitativa. Se planteó la hipótesis de que no lo es. Para contrastarla, se utilizó el coeficiente de GINI y una regresión de Mínimos Cuadrados Ordinarios (MCO). Se halló que la distribución de los fondos se vincula en forma directa con el grado de analfabetismo de los distritos, pero al mismo tiempo se encontró evidencia de que es independiente de la pobreza, de la tasa de abandono escolar, del porcentaje de matrícula en los niveles iniciales y de la proporción de establecimientos clasificados como desfavorables. Entonces, se concluye que la distribución de los fondos de gastos educativos no se rige, o lo hace muy débilmente, por el principio de equidad considerado en el trabajo. Es decir, que la evidencia empírica verifica la hipótesis propuesta.
Palabras clave: equidad, educación, gasto