Resumen

El programa político criminal de Costa Rica de las últimas décadas ha estado definido, principalmente, por los escenarios de la emergencia.  Dentro del marco de esos escenarios, y de manera consecuente con el uso político de los mismos, ha ensayado el legislador penal experimentos punitivos que lo han llevado a explorar la posibilidad de aprehender normativamente figuras de riesgo y peligro, provocando, como efecto final, la creación cada vez más constante de delitos de peligro abstracto y de actos preparatorios elevados a la forma de delitos. La caracterización simbólica de este programa de criminalización primaria no ha pasado desapercibido para la crítica dogmática, tanto europea como costarricense, pero ha permanecido inalterable en la lógica del legislador en su fuerza e intensidad en las últimas décadas.  Se hace indispensable una conceptualización de esta política criminal orientada al derecho penal moderno y preventivo, y un análisis de las tesis principales que justifican el uso intensivo del derecho penal como instrumento de direccionamiento social en Costa Rica.  Este artículo se escribe en homenaje al cumpleaños número setenta del Prof. Dr. Francisco Castillo González, y como forma de representar el valor y presencia de sus ideas en la crítica de este derecho penal de coyuntura.
Palabras clave: derecho penal moderno, criminalización en las esferas previas a la lesión de un bien jurídico, bienes jurídicos supraindividuales, política criminal simbólica, derecho penal de prevención, riesgo, peligro