Resumen

Este artículo explora la relación existente entre la implementación de una racionalidad tecnológica en la administración de justicia penal, y la pretendida humanización de este proceso de transformación de la justicia. Ambos fenómenos son entendidos como parte del exacerbamiento de los límites de la modernidad, bajo un modelo de maximización de la utilidad, que provoca que la eficiencia se transforme en un fin en sí mismo. Para tales efectos, se propone que la búsqueda de la eficiencia es una faceta más de lo humano que es racionalizar lo irracional.
Palabras clave: tecnología, administración de justicia, humanización, utilidad