Resumen

Se ha producido una embestida neoliberal a partir de 1990 que ha llevado a una redefinición de las relaciones interclasistas. Se ha producido a su vez en una descalificación de la teoría del garantismo penal y el desmantelamiento de las garantías del Código Procesal penal mediante leyes especiales. Se ha desarrollado una campaña a favor de la seguridad ciudadana que se ha apoyado firmemente en los medios comerciales de comunicación masiva que, desde hace muchos años y en forma sistemática bombardean diariamente la conciencia de sus video-escuchas con versiones terroríficas de la criminalidad, falseando su percepción de la misma y exasperando hasta la angustia sus sentimientos de inseguridad, a fin de preparar el terreno para introducir sin resistencia cambios legislativos y campañas policiales de signo autoritario. El problema de fondo que nos agobia cada día más es “la inhumanidad que el Capitalismo ha sido siempre”. Pero las oligarquías afirman machaconamente, a través de la prensa a su servicio, que el problema es la guerrilla; que el problema es el terrorismo (es decir, el terrorismo de los otros, porque el de ellos en Irak, Palestina, la ex-Yugoslavia, Afganistán, Pakistán, Colombia, Libia, no es terrorismo sino democratización, pacificación, civilización); que el problema es la droga, etc., etc. De modo que, según ellas, el remedio a los problemas de la Humanidad es la tolerancia cero, el aumento de las penas detentivas, la represión de la disidencia, la destrucción de las universidades públicas, la ablación de los derechos y las garantías legales y judiciales de las personas.
Palabras clave: seguridad, represión, políticas públicas, garantismo, capitalismo