Resumen

El discurso delincuencial, descarga su violencia no sólo contra quienes son vulnerables de cometer un delito, sino también contra quienes sin serlo, por motivos de proximidad espacial, ideológica, étnica, etc., se encuentran próximos a los primeros, logrando que dicho discurso se expanda y que elabore sujetos cuyos derechos son constantemente vulnerados, atacando su ciudadanía en procura del vaciamiento de sus derechos. Contra ello se crean movimientos de resistencia, pero por la manera de desarrollarse paradójicamente pueden legitimar aquello contra lo que protestan, siendo necesaria una resignificación de los modos de subversión.
Palabras clave: discurso delincuencial, no-ciudadano, derechos humanos, resistencia ideológica, populismo punitivo