Resumen

El objetivo principal de los modelos de participación público-privada (PPP) es su potencial introducir eficiencias a lo largo de la vida de los proyectos. Sin embargo, en condiciones de restricciones fiscales es común que los esquemas PPP se posicionen como la solución para desarrollar la obra pública que el Estado no puede financiar. En este sentido, es necesario aclarar que aún y cuando el sector privado asuma en su balance parte del financiamiento, alguien deberá pagar por servicios prestados. Aquí es donde se marca la diferencia entre fondeo y financiamiento.

Las fuentes de fondeo se refieren al origen de los ingresos que generará el proyecto. Específicamente pueden ser pagos del usuario (tarifas), pagos del Estado (recursos de impuestos) o una combinación de ambos. El financiamiento corresponde a los recursos financieros que forman parte de la estructura de capital utilizada para el desarrollo del proyecto, es decir créditos, bonos, y aportes de accionistas. La diferenciación de ambos conceptos es clave en la toma de decisiones para desarrollar los proyectos de obra pública que requieren nuestras economías.

Palabras clave: Participación Público-Privada, PPP, financiamiento, infraestructura