Resumen

Nicoya es hoy una ciudad que crece y se transforma. En pocos años ha variado considerablemente su fisonomía, como resultado del impacto de la modernización de las vías de comunicación, y el consecuente rompimiento de su aislamiento secular. Fiel a una "tradición" muy costarricense, ha mostrado, por desgracia, muy poco interés por conservar las pocas reliquias del pasado, que todavía subsisten.

Palabras clave: iglesias, fisionomía, modernización, ciudad, crecimiento urbano, reliquias, arquitectura