Resumen

Hay quien podría pensar que la personalidad de un ser no puede variar, o por lo menos no lo puede, sino entre límites restringidos. Aunque haya algo de razón en ello, no debemos olvidar que la personalidad no puede ser sino el efecto de una causa, como puede ser al mismo tiempo la causa de otros efectos. Y si conocemos las causas de ciertos efectos, ¿por qué no podríamos, conociendQ las causas, modificar los efectos? No hay ni causas que son sólo causas, ni efectos que son sólo efectos: causa y efecto son la una y la otra cosa al mismo tiempo. Y es precisamente por eso que el investigador encuentra enormes dificultades para llegar a conclusiones en sus estudios.
Palabras clave: Acido Urico, salud, personalidad, medicina