Resumen

El movimiento de mujeres, basado en la agenda política publicada en 1997, ha logrado a inicios de siglo importantes avances, tales como las cuotas políticas y la ley de paternidad responsable. También ha impulsado la creación del INAMU, ente rector de las políticas públicas para las mujeres, si bien los partidos políticos tradicionales cambian la Junta Directiva para que solamente quede una representante de las organizaciones sociales. En las elecciones del 2002 la madurez ha llegado a tal nivel que se logran articular 26 organizaciones en torno a 12 puntos, los que se presentan públicamente y son firmados por los candidatos presidenciales. Una vez en el poder, sin embargo, el gobierno de Abel Pacheco no los considera y más bien se entra en una etapa en el que el INAMU se convierte en centro autoritario y conservador al punto que la Defensoría de los Habitantes recomienda al presidente la destitución de la Ministra de la Condición de la Mujer, lo que tampoco realizó.