Resumen

La parálisis de Bell es una forma de parálisis facial temporal, provocada por el daño  o trauma de uno de los dos nervios faciales. Es la causa más común de parálisis facial; afecta de 11 a 40 personas por cada 100 000 cada año, con igual proporción entre hombres y mujeres.

 

Se desconoce la causa, pero se supone se origina por la inflamación o compresión del nervio, como respuesta a un trastorno inmune o viral. Aparece de forma repentina  y la parálisis completa se desarrolla en un máximo de 48 a 72 horas. El lado paralizado de la cara queda sin arrugas y sin expresión.

 

No existen pruebas específicas para su diagnóstico, se basa en la presentación clínica, que incluye un aspecto facial deformado y la incapacidad de mover músculos en el lado afectado.

 

Algunos casos son leves y no necesitan tratamiento, ya que los síntomas remiten por sí solos en 2 semanas. Para otros, el tratamiento puede incluir medicamentos y otras opciones terapéuticas.

 

El pronóstico es generalmente muy bueno. Con o sin tratamiento, la mayoría comienza a mejorar dentro de las 2 semanas posteriores al inicio de los síntomas y se recuperan completamente a los 3 a 6 meses.

Palabras clave: Parálisis facial, Parálisis de Bell, virus herpes simplex, escala House-Brackmann, escala Sunnybrook, corticoesteroides, antivirales.