Resumen

En el presente artículo se propone revisar las interpretaciones que a la fecha existen sobre los murales del claustro bajo del convento agustino de Malinalco (México), realizados por indígenas en el siglo XVI, mediante la técnica de la grisalla. En él se rebate la idea de que lo representado es el paraíso celestial o el paraíso terrenal y se sugiere que el programa iconográfico se centra en los 12 escudos monumentales, alusivos a los nombres de Jesús, de María y al emblema de la orden agustina. Asimismo, se destaca la importancia ornamental de los motivos fitomorfos y zoomorfos que acompañan los escudos y que predominan visualmente dentro del conjunto. Se señala que las fuentes para la realización de los distintos motivos que componen los murales son muy diversas y provienen tanto de Europa, de códices americanos y del entorno natural de Malinalco. Finalmente se analiza el friso epigráfico y se sugiere que la principal finalidad de los murales fue alabar a Dios, con la esperanza de la salvación eterna.

Palabras clave: Monogramas, flora, fauna, pintura mural, devociones católicas