Resumen

En este artículo se proponen y analizan tanto medidas de niveles educativos (mediante la definición propia de las variables "cantidad de años de educación finalizados" y "mayor nivel educativo obtenido") como de flujos educativos (por medio del cálculo de "tasas brutas" y "tasas netas de escolarización") a fin de observar su evolución reciente y realizar un perfil actualizado de la distribución de logros educacionales en la población argentina. A diferencia de la mayoría de la literatura, la utilización de la encuesta de hogares permite la realización de los indicadores de niveles y ciclos efectivamente finalizados, sin supuestos restrictivos adicionales tales como el promedio de años de repitencia o abandono del alumnado. Si bien la evolución de los flujos educativos en términos de tasas de matriculación ha sido favorable, llama la atención la ampliación de las brechas entre tasas brutas y netas, y la dependencia de dicha evolución de los vaivenes económicos. Además, el acervo educativo medido por niveles y años de enseñanza concluidos muestra dos puntos fuertes de concentración en la distribución a lo largo del espacio poblacional. Estas observaciones abren cuestionamientos acerca de la calidad y efectividad del stock educativo a futuro y de la polarización existente en la actualidad.

Palabras clave: Educación, niveles, flujos, Argentina, educativo