Resumen

 

Al orientador, principalmente, le corresponde atender aquellos alumnos referidos por el maestro, cuando por la naturaleza de la situación planteada le corresponda coordinar con el maestro, involucrando a los padres de familia si fuera necesario y posible, para la realización de las acciones adecuadas para su tratamiento.

En este artículo se presentan dos enfoques, la Terapia de Juego Jugniana y el Juego de Arena como formas de terapia de juego, con el objetivo de ofrecer a los orientadores de escuela primaria dos herramientas que pueden resultar muy útiles para la delicada e importante tarea de brindar atención a los niños.

Palabras clave: El juego, Orientación, Terapia de Juego Jugniana, Juego de Arena