Resumen

En la movilidad espacial de las personas y las creaciones culturales se instauran las condiciones para el fenómeno del mestizaje. Cada día parece más evidente la importancia de contenidos, actitudes y valores, calificados de “transversales” en el currículo. Entre ellas, se encuentra la denominada “Educación Intercultural”. Esa transversalidad se nutre, precisamente, de los elementos fundamentales de las que Henri van Leer denominaba “las humanidades del siglo XX”. En la actualidad, tres procesos sociales están revitalizando el problema: los movimientos migratorios y sus consecuencias sociales, el florecimiento de los nacionalismos, los atrincheramientos culturales y la sedicente aparición de un mundo nuevo hecho de información que, a semejanza de un agujero negro, todo parece absorberlo en una globalidad inédita de pensamiento único. En esta situación de contacto intercultural generalizado, el fomento de la mentalidad pluralista y abierta se convierte en una meta de formación básica. Para el cultivo de esa mentalidad se proponen organizadores de contenidos, marcos para el fomento de actitudes, criterios para construir estrategias, posiciones desde las que descubrir el valor del entendimiento social entre ciudadanos diferentes.
Palabras clave: mestizaje, educación intercultural, cultura, pluralidad cultural