Resumen

Este artículo propone un acercamiento a la educación desde la perspectiva de la teoría de las inteligencias múltiples y la inteligencia emocional. Entendida inteligencia como la capacidad para resolver problemas, o para elaborar productos que son de valor para un determinado contexto comunitario o cultural. Por lo tanto, el éxito o fracaso escolar se podrá predecir, dependiendo de la capacidad que demuestre el niño para resolver diferentes situaciones problemáticas y la adaptación u ajuste entre un ser humano activo en crecimiento y los escenarios naturales y, sociales. Es decir, plantea la educación como una estructura social que favorecen los mecanismos de acomodación al explicar, predecir, interpretar, transmitir la cultura y la práctica social, configurando los escenarios donde se efectúan los procesos de enseñanza aprendizaje, de esta manera, el aula escolar se transforma en un espacio de interacciones entre los individuos (profesores y alumnos). En consecuencia, el enfoque simbólico en la educación es una oportunidad para realizar investigaciones que valoren la diversidad cultural, el contexto de aprendizaje de los alumnos, el estímulo de las inteligencias de cada individuo, las interacciones humanas que constantemente se modifican, para generar una búsqueda de soluciones a los problemas de una manera altruista.
Palabras clave: currículo, inteligencia, enfoque simbólico, diversidad, inteligencias múltiples y emocional, aula escolar, contexto, educación