Resumen

La analogía es un modelo de inferencia que usa un dominio fuente familiar para facilitar el entendimiento de una materia o la solución de problemas en un dominio objetivo desconocido. Para ello, en primer lugar, se escogen objetos de ambos dominios y se parean, tomando en cuenta la similitud de las relaciones entre los objetos de cada agrupamiento. En segundo lugar, se busca crear o transferir estructuras al dominio de estudio u objeto pertinentes tomando como  modelo las existentes en el dominio fuente conocido por el investigador. El principal problema que se presenta en los modelos analógicos es la explosión de proposiciones a parear. Por lo tanto, se hace necesario buscar criterios adecuados para decidir cuáles de aquellos son pareos sustantivos para mantenerlos en el proceso. Para limitar el número excesivo de pareos, empates o mapeos y enfocar mejor el problema, se ha reducido al uso de tres condiciones de similitud: la sintáctica o estructural, la sumántica y la pragmática que responde a la meta u objetivo del analogista. La condición estructural establece sólo pareos entre las estructuras semejantes de objetos de ambos dominios, dando prioridad a aquellos que son de más alto nivel o más generales. La condición de similitud semántica pone en contacto a las proposiciones que tienen significado similar. Finalmente, la condición pragmática toma en cuenta la homogeneidad de metas u objetivos presentes en los dominios.