Resumen

En esta investigación se estima el grado de competitividad del sistema bancario costarricense para el periodo 2008-2013. Para esto se utiliza el indicador de Boone, una propuesta no estructural que surge de la nueva teoría de la organización industrial. El estudio se aborda a partir de dos estimaciones. Primero, el indicador de Boone individual para cada entidad bancaria y segundo, un indicador mensual para el sistema agregado. Para realizar las estimaciones se utiliza la metodología sugerida por Griffith, Boone y Harrison (2005). Se concluye que el mercado no es competitivo, que las entidades bancarias privadas son en promedio más competitivas que las estatales y que durante el periodo de crisis se presenció una disminución en el grado de competitividad del sistema bancario costarricense.